Los miembros de la asociación El Refugio han recuperado a una perra que fue encontrada abandonada en un cementerio en desuso del municipio almeriense de Berja “medio degollada” por su propio collar y “famélica”, por lo que precisaba atención veterinaria.

Según ha explicado la entidad en una nota, la perra fue divisada por una vecina de la localidad tras las tapias del cementerio, con lo que a través de la valla le fue suministrando comida de manera regular hasta “poco a poco” conseguir ganarse su confianza para cogerla y llevarla a un centro.

La perra, llamada con el nombre de ‘Pepita Banana’, presentaba un “profundísimo corte en el cuello producido por el collar que llevaba, hecho de cuero y trozos de alambre”. “Muy probablemente el individuo que se hizo cargo de Pepita cuando era cachorrita le puso un collar a la medida de su pequeño cuello y después el tiempo fue pasando y Pepita fue creciendo, pero su collar no”, han señalado desde El Refugio.

Tras ser rescatada, se contactó con la protectora, que se encargó de acogerla y continuar con la atención veterinaria hasta su total recuperación, de forma que ahora buscan una familia de acogida. “Nos entristece enormemente comprobar que entre todos nosotros habitan individuos que muestran una falta tan grande de respeto y sensibilidad hacia la vida de otros seres, y hacia la propia vida en sí misma”, han señalado desde El Refugio.

Fuente: Europa Press